NATUROPATÍA

NATUROPATÍA

Definición de naturópata

Profesional de la salud que asiste y atiende a la persona de manera integral, con el objetivo de ayudar a equilibrar, restaurar y armonizar la salud, tanto desde la vertiente preventiva, conservadora o terapéutica; utilizando métodos y elementos naturales para potenciar la capacidad regeneradora y curativa natural que todo ser vivo tiene, siguiendo los principios fundamentales de la Naturopatía.

 

Conceptos y principios

a) El ser humano forma parte de un todo.

El ser humano no es el centro del universo; es una parte de este. El ser humano no se puede aislar, debe ser contemplado como una parte del todo. El ser humano y el medio ambiente se influyen mutuamente. En el equilibrio de esta relación está la vida. Tener cuidado y respetar nuestro entorno es cuidar de nuestra salud. La mejor forma de prevenir, recuperar y mantener la salud es respetar los ciclos de la naturaleza.

 

b)  El poder curativo de la naturaleza (Vis natura medicatrix).

Implica el reconocimiento de una capacidad inherente en el organismo para establecer, mantener y recuperar la salud. El proceso de curación es ordenado e inteligente, la naturaleza sana mediante la fuerza vital que tiene una tendencia a recuperar el estado de equilibrio o homeostasis. Una de las tareas del naturópata es facilitar a cada persona el camino para desarrollar la capacidad de curarse a sí misma, identificando y removiendo obstáculos para que la energía vital del enfermo encuentre el camino de la curación. Esto se logra mediante tratamientos que van en el mismo sentido que la reacción curativa del organismo y sin utilizar medidas represivas, apoyando siempre la fuerza vital y respetando la inteligencia del proceso de curación natural, excepto cuando la capacidad de respuesta del individuo está tanto debilitada que necesita ayuda del exterior. Los síntomas son el esfuerzo de la vis natura medicatrix para restablecer de nuevo el equilibrio perdido y recuperar la salud.

La enfermedad como estímulo de cambio: el esfuerzo de la vis natura medicatrix para neutralizar las causas de la enfermedad y oportunidad de la persona para replantearse su actividad y actitud vital. Los agentes que nos dieron la vida y nos la mantienen son los que mejor nos pueden ayudar a la curación (alimentos, agua, sol, aire …).

 

c) Identificar y tratar las causas (Tolle causam).

Los problemas de salud no surgen sin causa que los genere. Se deben identificar y eliminar las causas que desencadenan las enfermedades y no limitarse a la simple supresión de síntomas. Es decir, que el profesional que practica la Naturopatía, evaluará las causas fundamentales en los diferentes niveles de la persona, físico, mental, emocional, etc., en lugar de dirigir la atención a la expresión sintomática reactiva. Si se corrigen los desequilibrios en el lugar donde se han originado, las molestias sintomáticas también mejoran. Estas, no son otra cosa que una expresión de la fuerza curativa que intenta recuperar el equilibrio perdido. Así pues, las acciones terapéuticas deben ser complementarias y sinérgicas con este proceso de curación.

Algunas veces serán necesarias medidas a corto plazo con el fin de asistir en la eliminación de síntomas para conseguir el alivio y garantizar la seguridad del individuo, pero los métodos diseñados para suprimir síntomas sin eliminar las causas que generan el problema , son siempre considerados desfavorables, deben ser evitados o minimizados.

No hay verdaderas funciones patológicas. Todos los procesos que se desarrollan durante la enfermedad no son sino variaciones cuantitativas del ritmo o intensidad de las actividades normales durante el estado de salud. Salud y enfermedad son variaciones cuantitativas, no cualitativas, de una misma actividad.

La salud orgánica es el equilibrio entre entradas y salidas del organismo (teoría humoral). La vida es un doble proceso de nutrición y eliminación que se realiza simultáneamente por el sistema digestivo, respiratorio, piel y riñones. Si las entradas son más numerosas se producen enfermedades por sobrealimentación (obesidad, arteriosclerosis …) y si son insuficientes establecen las enfermedades por carencias (inmunodepresión, desnutrición …) A nivel psicoemocional y afectivo también pueden producirse desequilibrios de exceso o defecto entre la información recibida a través de los sentidos y la asimilada.

d) Primero no perjudicar (Primum non nocere).

  1. Utilizar métodos y sustancias terapéuticas que eviten el riesgo de efectos secundarios o perjudiciales, siempre que sea posible, priorizando la inocuidad a la rapidez de resultados.
  2. Evitar, siempre que sea posible, la supresión de síntomas.
  3. Reconocer y respetar el proceso de curación individual, empleando la menor influencia necesaria para diagnosticar y tratar la enfermedad. Según la Naturopatía, se deben emplear tratamientos sencillos antes de que los más complejos, siempre que sea posible. Los métodos de tratamiento se eligen para apoyar el trabajo de la fuerza vital, respetando la inteligencia del proceso de curación natural.
  4. Si es necesario: “no hacer nada”, para respetar la actitud y acción del organismo. La tarea del naturópata no debe ser siempre intervencionista. En muchas ocasiones debe ser un simple espectador. Debe interpretarse lo que pretende la vis naturaleza medicatrix y dejarla trabajar, sacándole obstáculos y ayudándola si es necesario, pero no tiene que actuar de forma sistemática suprimiendo su acción. Es necesario profundizar más en el estudio de la finalidad de los fenómenos que se dan en los procesos patológicos.

e) La educación para la salud.

El naturópata también hace la función de informar y educar a la persona atendida, para que asuma parte de la responsabilidad en su salud y en el proceso de recuperación de la misma cuando la ha perdido. Aconseja como mantenerse saludable y conseguir el bienestar mediante la adquisición de los hábitos que fomenten la salud i la educación para las personas en diferentes ámbitos. La adquisición de una buena información es tan importante como la intervención terapéutica.

 

f)  Tratar la totalidad de la persona. Individualizar el tratamiento

Cada persona es un individuo único con su propia constitución fisiopatológica y con una situación particular. Uno de los fundamentos de la Naturopatía es la individualización del tratamiento: no hay enfermedades sino enfermos. El naturópata trata a la persona teniendo en cuenta factores físicos, mentales, espirituales, genéticos, medioambientales y sociales. El funcionamiento armonioso de todos los aspectos del individuo es esencial para la prevención de la enfermedad y la recuperación de la salud y se requiere una aproximación personalizada e integral para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuados. Es por ello que se dice que la naturopatía es un criterio holístico (del griego holos, total), ya que intenta comprender al ser humano en su totalidad, tanto en sus estados de enfermedad (considerando los factores psicológicos, sociales , fisiológicos, ecológicos) como sus diferentes estados de salud, posibilidad de evolución y expansión. Se entiende la enfermedad como un proceso general y se dirige el tratamiento hacia el organismo como una unidad. La enfermedad es un proceso, más que un estado, y su aparición no un principio sino el final de una desviación patológica de lenta y larga duración.

 

g) Prevención. La prevención es la mejor cura

Los naturópatas enfatizan la prevención de la enfermedad, valoran los factores de riesgo, y la susceptibilidad hereditaria a padecer determinadas enfermedades. La prevención se lleva a cabo mediante la educación y la promoción de hábitos de vida que fomentan la salud y el bienestar. Importancia de la prevención. Lo que sirve para prevenir cuidado. No es luchando contra la enfermedad, sino creando salud como cumplen las personas sus finalidades biológicas de evolución.

 

El Observatorio de Naturopatía trabaja en 4 comisiones para dar forma y criterio a esta entidad:

  • La comisión de regulación
  • La comisión de competencias y formación
  • La comisión de evidencia científica
  • La comisión de noticias y relaciones internacionales