Antonio Esteban Villalobos

Antonio Esteban Villalobos es Vocal

Antonio Esteban Villalobos, fundador, accionista mayoritario y presidente de esta compañía. Nació en Talavera la Real (Badajoz) el 30 de mayo de 1943. Casado y padres de dos hijos. Ha desarrollado su vida profesional en Eibar (Guipúzcoa), Bilbao, Vergara (Álava) y, por supuesto, Soria.

El nacimiento de esta empresa soriana está muy vinculado a la crisis económica que se vivió en España y en todo el mundo a finales de los setenta. En esa época, Antonio Esteban dirigía en Garray, a pocos kilómetros de Soria capital, a los pies de Numancia, una fábrica de cajas de cambios para vehículos industriales. Transmisiones Garray, filial de Engranajes y Bombas Hugo, no sobrevivió a la fuerte recesión. Dos años antes, este perito industrial había puesto en marcha con dos socios más una iniciativa que no empezaría a despegar hasta que no se dedicara en cuerpo y alma a ella a partir de 1984. Se trataba de un proyecto que tenía como principal impulsor a su padre, un amante y gran conocedor de las plantas medicinales. Él le había transmitido esa afición a su hijo mayor, quien no sólo tenía siempre bien surtido el botiquín del hogar familiar, sino que se empeñó, con la perseverancia que siempre le ha caracterizado, a profundizar en ese mundo. Salía con su progenitor a buscar plantas al campo y éste, siempre que podía, le enseñaba las características y las virtudes de unas y otras.

Antes de que Antonio Esteban se metiera de lleno a crear Soria Natural y a hacerla crecer a un ritmo vertiginoso, tuvo una experiencia laboral intensa y variada. Al terminar el Bachillerato en Alsasua (Navarra), empezó a trabajar como tornero y, simultáneamente, a estudiar Peritaje Industrial en la Academia Marcano de Eibar. Dos años más tarde se trasladó a San Sebastián, donde continuó los estudios, en horario nocturno, y trabajaba como mecánico de mantenimiento para Tabacalera.

Posteriormente, tras acabar el Servicio Militar, fue vendedor-demostrador de máquinas y herramientas en la delegación de Bilbao de la empresa Hijos de Miguel Mateu y, paralelamente, culminó por libre sus estudios de Peritaje en la Escuela de Tarrasa.

Sus primeros pinitos como empresario los hizo en Olazagutia, donde montó un taller de maquinaria para panaderías, que sólo se mantuvo dos años. Tras este fracaso, se vio obligado a buscar trabajo, y lo encontró en Vergara como jefe de compras de un fabricante de rodamientos. Tres años más tarde, en 1973, pasó a Engranajes y Bombas Hugo. Primero en Vitoria, como jefe de servicio de montaje, puesta a punto y atención al cliente de cajas de cambio. Después, a partir de 1978, en la localidad soriana de Garray como director de fábrica de la filial.

Los comienzos de Soria Natural fueron duros. Empezaron por envasar plantas en bolsas de plástico. Pero se dieron cuenta de que por esa vía no avanzarían mucho. Era necesario sofisticar el proceso, por lo que, tras deshacerse de pequeñas inversiones que habían hecho, decidieron montar una pequeña factoría de recolección y transformación de plantas medicinales en una antigua fábrica de un polígono industrial de Soria, y posteriormente, en 1988, se trasladaron a las bien conocidas instalaciones de lo que fue Transmisiones Garray.

Existen varias claves que explican el éxito de este proyecto. En primer lugar, se sistematiza la producción, que hasta entonces había sido meramente artesanal. En segundo lugar, se apuesta por la calidad total. Antonio Esteban aplica este concepto, muy en boga en el sector automovilístico. Otro acierto fue la investigación que se centró, desde el primer momento, en la búsqueda de nuevas propiedades medicinales de las plantas.

El crecimiento de Soria Natural ha sido exponencial. En la actualidad, el grupo cuenta con divisiones: Soria Natural, marca referente en Fitoterapia y Dietética para el sector de los herbolarios; Homeosor, la División Farmacéutica que distribuye su catálogo de productos de homeopatía, fitoterapia y complementos alimenticios en las oficinas de farmacia; y la División de Alimenación dedicada al cultivo, elaboración y comercialización de alimentos ecológicos y alimentos especiales. Tiene una plantilla superior a los 600 profesionales, dos laboratorios -uno en Garray (Soria) y otro en Quéretaro México-, un importante y moderno departamento de investigación, y filiales en Estados Unidos, México, Alemania y Portugal; 20 líneas de producto con más de 700 referencias, y una facturación que ha pasado de 11,86 millones de euros en 1996 a más de 42 millones de euros en 2017.


Volver atrás

Colaborar con la Fundación de Terapias Naturales
DEFENDER NUESTRO FUTURO ES DECISIVO